Ecología de Herpetofauna en Puerto Rico

Próximo

E wightmanae cantando3

En un lenguaje simple, la palabra Herpetofauna se refiere al grupo de vertebrados vivientes que incluye a los anfibios (ranas, salamandras y cecilias) y los reptiles (lagartos y culebras, tuátara, tortugas, cocodrilos y aves.  Aunque los cocodrilos y las aves tiene un ancestro en común y, por tanto, pertenecen a la Clase Reptilia, frecuentemente los textos de herpetología tratan mayormente sobre los "reptiles no-aves", excluyendo así a las aves como grupo de estudio en general.  Al igual que varias fuentes, aquí utilizo el nombre "reptiles" como referencia a todos los grupos excepto aves. 

Aunque con muchísimas excepciones, los anfibios son mayormente nocturnos y los reptiles son mayormente diurnos.  En Puerto Rico solo tenemos las ranas como representación de los anfibios (en nuestro lenguaje popular, por ranas incluímos igualmente a los sapos) pero tenemos a todos los grupos de los reptiles, excepto al tuátara – una sola especie, similar a un lagarto, que vive hoy solamente en las islas de Nueva Zelanda (al sureste de Australia).

Entre los anfibios, Puerto Rico no tiene salamandras y lo que llamamos como tal es un reptil, un largarto nocturno de tamaño pequeño del grupo que llamamos gecos (en Inglés, gecko).  Usualmente nos referimos al coquí como el anfibio más común, mientras que nos referimos a los lagartijos como los reptiles más comunes — ¡pero tenemos muchas otras especies de anfibios y reptiles!

Al 2020, el registro histórico y presente de especies terrestres y de agua dulce en Puerto Rico pudiera alcanzar +86 especies entre anfibios (25 especies y un intento fallido de introducción intencional) y reptiles (+62 especies, incluyendo una especies localmente extinta pero presente en Islas Vírgenes [Cyclura pinguis] así como varias especies naturalizados que recientemente llegaron directa o indirectamente con la ayuda del hombre); además, 5 especies de tortugas marinas visitan nuestras playas.

Las especies naturalizados son aquellas que ya se han incorporado en la red alimenticia local y se reproducen de manera natural sin ayuda del hombre — por ejemplo, la iguana verde o gallina de palo, caimán, rana cerdo, culebra rayada semi-acúatica, tortuga semi-acuática de ojo rojo, boa constrictora, entre otras.  Desafortunadamente, Puerto Rico cuenta también con especies extintas — al menos en las localidades históricas de su colecta — durante el Siglo XX: por ejemplo, lagartijo gigante de Culebra, coquí palmeado, coquí de Eneida, coquí dorado.  Estas especies no han sido avistadas ni escuchadas en la naturaleza a pesar de haber sido buscadas por varios investigadores durante las últimas décadas del Siglo XX y el presente.

En materia de especies conocidas solamente de nuestro registro de fósiles, tenemos al menos 6 especies de reptiles identificados como nuevas para Puerto Rico (2 tortugas [una terrestre y otra semi-acuática], 2 crocodilios, 2 lagartos del Género Leiocephalus, Género aún representado por varias especies en otras islas del Caribe).  En este registro de fósiles, se conocen además al menos 14 especies de reptiles y una de anfibio (posiblemente dos especies de anfibios) aún presentes en Puerto Rico.  Recientemente se describió de Puerto Rico el fósil más antiguo de un anfibio documentado para el Caribe: del Género Eleutherodactylus (coquíes), un fósil de ~29 millones de años de antigüedad, "el abuelo de los coquíes".

A nivel ecológico, los anfibios y reptiles de Puerto Rico representan el grupo de vertebrados mas abundante y conspícuo en la isla, jugando un rol escencial en procesos importantes a nivel de ecosistemas como el flujo de nutrientes, carbono y energía por medio de relaciones de presa y depredador.

A nivel socio-cultural, algunas especies se destacan por servir de inspiración en la literatura clásica (en la poesía negroide, el Lagarto Verde de Luis Palés Matos del 1937); la música clásica (en la danza para piano, El Coquí, de José Ignacio Quintón del 1901); expresiones artísticas pre-históricas y hoy íconos de la cultura popular (el petroglifo coquí Taíno de la Piedra Escrita en Jayuya o la pintura rupestre de la Iguana de la Isla de Mona, así como lagartijos, tortugas marinas y culebras en varias cuevas en Puerto Rico); y hasta en motivos de monedas (por ejemplo, en la peseta conmemorativa de El Yunque, 2012).  Es en esta realidad socio-cultural Puertorriqueña donde la herpetofauna juega también un rol fundamental.

Bienvenidos a este portal que trata sobre proyectos de investigación que mayormente realizamos con anfibios en Puerto Rico.  Conectando el valor socio-cultural que la herpetofauna Puertorriqueña posee con una agenda educativa e investigativa, esperamos incidir en una mayor conciencia de nuestra vida silvestre, su conservación y para el disfrute de generaciones al presente y venideras.









Si identifica errores o información incorrecta en este portal le agradecemos nos ayude a corregirlo y mejorarlo contactándonos a neftali.rios@upr.edu o visitando www.researchgate.net/profile/Neftali_Rios-Lopez

Foto de la culebra Borikenophis portoricensis depredando al lagartijo común, Anolis cristatellus, cortesía de Marissa Reyes.

Próximo