UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO EN HUMACAO
www.uprh.edu

  Departamento de Humanidades  

DESCRIPCIÓN Y FILOSOFÍA | FACULTAD | CURSOS  |  PUBLICACIONES | REVISTA CIEHL | RECURSOS | HOGAR
 



BIOGRAFÍA

EUGENIO FERNÁNDEZ MÉNDEZ

            Posiblemente recordamos al Prof. Eugenio Fernández Méndez en especial profesor emeritus de antropología y sociología de la Universidad de Puerto Rico.  Nació en Cayey en 1924 y murió el 15 de agosto e 1994.  Publicó numerosos libros entre los cuales se destacan:

                               Historia cultural de Puerto Rico (1980)
                               Antología del pensamiento puertorrigueño (1980)
                               Filiación y Sentido de una isla (955)
                               La identidad y la cultura (1956)
                               Crónicas de Puerto Rico (1957)
                               Ensayos de antropología popular (1961)
                               Arte y mitología de los indios taínos
                               Los franceses en el Caribe (1983)

            Don Eugenio dedicó su vida también a conocer y valorar el arte latinoamericano y muy en especial el arte haitiano.  Todo comenzó, cuando paseando por las tiendas del viejo San Juan, a mediados de los años 60, Eugenio Fernández Méndez inició una gran amistad con un haitiano, el Sr. Pièrre Roi que tenía una tienda de souvenirs en Ia Calle Fortaleza.  Don Eugenio fue el primer cliente para una serie de pintura haitiana que comenzaba al Ilegar a Ia isla en ese momento.  Ya se escuchaba hablar un poco sobre Ia pintura haitiana, pues en 1947 hubo una exhibición de esta pintura en Ia Exposición lnternacional de Ia UNESCO en París y había causado sensación.  La pintura haitiana comienza a seducirlo con sus vivos colores, su naturaleza exuberante, la ingenuidad del estilo, y su misterio.  Muy pronto se siente atraído por este arte y decide ir a tierras haitianas, a su “Haití chëri” como solía Ilamarlo.  

    Desde entonces establece una relación casi familiar con el coleccionista de arte Sr. George Nader quien tiene hasta hoy una importante Galería de Arte en Port-au-Prince.  Esta visita hizo que se enamorara más, de lo que se ha considerado uno de los fenómenos artísticos más extraordinarios de los tiempos modernos: el descubrimiento del primitivismo pictórico de Haití. En 1970, George Nader  le pide a Don Eugenio que escriba un libro sobre este arte para ser distribuido en Haití y en Europa en una versión de tres idiomas.

            En 1978 junto al Cónsul de Haití, Sr. Pierre Chavenet y el Departamento de Estado de Puerto Rico, se presenta Ia primera exposición de arte haitiano en Ia isla, en el Instituto de Cultura Puertorriqueña.  En aquel momento se expusieron las obras de Ia colección del Sr. John Franciscus y Ia del Prof. Fernández Méndez.

            En 1979 ya Don Eugenio y su esposa retirados de Ia Universidad, deciden montar una Galería de Arte haitiano en Ia Caleta de San Juan # 70 y estarán allí hasta el 1985.  Fue esta época de gran alegría y de intercambio continúo con Haití, su gente y su arte.

            La efervescente producción de arte y de artistas en Haití a pesar de una realidad tan dura, Ilena de miseria, hambre y Ia brutal represión política que ha vivido esa nación en este siglo, hacen el “milagro haitiano” como le ha Ilamado el crítico de arte Selden Rodman.  La originalidad y Ia frescura que muestra este arte espontáneo, sin compromisos, con convencionalismos de estilo, Ia comunión con la naturaleza y el hombre, la mágica imaginería,  y Ia profundidad espiritual, presentan una cara olvidada de la vida moderna.  Los murales de Ia Catedral Episcopal de Haití despliegan esta expresión, un fenómeno artístico, único en nuestra América.

            Inagotable ha sido Ia fuerza, Ia lucha, Ia alegría, Ia riqueza espiritual de este pueblo.  Inagotable su lista de grandes artistas entre los cuales se han destacado Hector Hyppolite, Philomé Obin, Petion Savain, Rigaud Benoit, Castera Basile, Wilson Bigaud, Dieudouné Cedor, y tantos otros que no alcanzamos a mencionar.

            Los lazos de Don Eugenio Fernández Méndez, con Haití , posiblemente se entrecruzan más aIlá de Ia realidad visible, más alIá de Ia conciencia alcanzada por nosotros.  Tal vez, reencuentros con algún pasado remoto. En una ocasión, en la casa del pintor André Pièrre en Port-au-Prince se encontraron Don Eugenio y André Pièrre.  Se abrazaron come si se hubieran conocido de siempre y André Pierre le dijo “Sabía que ibas a venir y te estaba esperando”.

            Eugenio Fernández Méndez muere víctima de un infarto cerebral.  Ante la desolación familiar y el cuido desolado que sintieron en el hospital los familiares de Eugenio Fernández Méndez durante su enfermedad, surge un nuevo personaje que ilumina los momentos difíciles.  El abandono de las enfermeras, Ia frialdad de los médicos, Ia negligencia tomada como parte de una rutina sin hospitalidad entristecía a la familia, cuando apareció “el milagro haitiano”: un enfermero haitiano Ilamado Odelin Jean Osias quien le asistió hasta el final en una forma familiar, de entrega absoluta, de amor y admiración que confirmó una vez más su relación mágica con eI pueblo tan amado y admirado por él.

           
            Su hija, la profesora Gradissa Fernández es profesora de nuestro Departamento de Humanidades.