[Portada][Colaboradores][Junta Editorial][Contenido]

PALABRA INICIAL

La revista del Departamento de Español del Recinto de Humacao de la Universidad de Puerto Rico, que ve la luz por primera vez con la aparición de este número, plantea un nuevo CUADRIVIUM al conjunto de las cuatro artes matemáticas de la Edad Media. Es el resultado de nuestro interés por divulgar, a través del poema, la narrativa, el cuento, el ensayo...la producción creativa, individual y de grupos, de los artistas de la comunidad universitaria... Deseamos dar a conocer los resultados de investigaciones literarias y lingüísticas que puedan constituir aportaciones significativas de escritores o generaciones... Es también crónica de la actividad departamental y de índole profesional-personal en la que intervienen los profesores adscritos a este equipo de trabajo.

CUADRIVIUM saldrá dos veces al año. Acogerá en sus páginas las contribuciones literarias e investigativas no sólo de los profesores de este Departamento, sino de los poetas, cuentistas y ensayistas interesados en los estudios hispánicos, diseminados en las unidades del sistema universitario, público o privado, y del estudiantado que recibimos en las aulas. Serán Huéspedes de Honor los escritores e investigadores reconocidos.

Surge, CUADRIVIUM, en un momento histórico en que se nos convierte en un imperativo categórico redefinir nuestra posición frente a la lengua materna a quinientos cuatro años del descubrimiento y colonización de la Isla... Y a noventa y ocho, de la relación lingüística de riesgo ante el inglés.

De todos modos, esta revista -reto en plenitud de presente que busca perfil propio y rumbo auténtico- llega con el amanecer del tercer milenio.

Dedicamos este primer número de CUADRIVIUM a la Generación del 27 de España y a la del 30, de Puerto Rico aglutinadas en los escritores Federico García Lorca y Luis Palés Matos, en la conmemoración del Primer Centenario del nacimiento de ambos, acaecido, paradójicamente, en el año terrible del `98.

A través de las revistas publicadas por los miembros de la Generación del 27' de España, y la del Treinta, de Puerto Rico, se puede trazar la historia y trascendencia de ambos grupos generacionales. Esas publicaciones periódicas dan a conocer el quehacer literario y cultural de los obreros de la palabra de entonces. Aunque sobresalen los poetas, es muy destacable la contribución de pintores y músicos; también las aportaciones de los dramaturgos que dieron sus primeras piezas teatrales para esos años y, de los cuentistas, novelistas y ensayistas.

Los une de manera muy especial, la conciencia artística, la certeza de que la literatura es un oficio muy serio. Conscientes de ello, buscarán la perfección formal y conceptual. Ser o no ser es la divisa en un momento histórico en el que las señas de identidad de la patria se la dividen tirios y troyanos, acá en la Isla y en la España lejana, unos lustros anteriores del holocausto, de donde surge la impronta del tránsito hacia lo que habrían de ser y el trauma que esta circunstancia axial comporta en los nacionales a ambos lados del Atlántico.

El decir profético de un miembro destacado del grupo generacional del treinta emplaza, no sólo a los poetas a quienes va dirigido, sino a todos los artistas de la época, incluidos los españoles, con quienes compartimos similares preocupaciones ontológico-culturales

P.11


y artísticas. Francisco Manrique Cabrera nos da un "coscorrón" colectivo a través del Mensaje que dirige a los presentes en el Primer Congreso de Poesía, celebrado en Yauco.

Porque aquí no se trata de escribir mucho o poco, sino sencillamente de hacer o no hacer poesía. Esto nos obliga a na verdad de monta. Ha llegado la hora de la poda y de la urificación. Toda tendencia a lo tutti li mundi o al tutti frutti, ue para el caso es igual, aparte de necia es cursi y aparte de ursi confunde y entontece... Pero el momento presente nos impone una revisión a fondo y un verdadero aquilatar valores... Y ello inflexiblemente con criterio de autenticidad poética radial.

...Quien sabe si en ningún otro tiempo anterior de nuestra historia literaria se observe una urgencia de autenticidad tan radical ante la poesía como la que veo ondear entre la tropa nueva... En la pared que asoma y se columbra, colmada de presencia, una sola es la palabra irremediablemente escrita: autenticidad. Este es el santo y seña, entiendo yo.

Ambas generaciones divulgan el quehacer literario en revistas minoritarias que bautizan de las más diversas maneras. Se le denomina Litoral, Verso y prosa, Carmen, Lola, La Gaceta literaria, Gallo... en España. En Puerto Rico aparecen Ámbito, Brújula, Isla Ínsula, Revista de Estudios Hispánicos... Pero sobresale Índice, la de mayor importancia por ser portavoz de las inquietudes existenciales y artísticas de aquella generación de puertorriqueños agrupados en torno a la nacionalidad, al ¿qué somos? y ¿cómo somos?

De igual modo, junto a los planteamientos que como grupos esbozaron, se dan las poéticas particulares de la principales voces. Los poetas españoles que se agrupan bajo la denominación de Generación del 27 se llaman Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Emilio Prados, Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Rafael Alberti, Luis Cernuda... Sobresale la obra polígrafa de Federico García Lorca.

En la Isla, la Generación del 30 la forman los prosistas Enrique A. Laguerre (novelista), Manuel Méndez Ballester (dramaturgo) y muy especialmente, Antonio S. Pedreira y Tomás Blanco (ensayistas); también Emilio S. Belaval y Fernando Sierra Berdecía, cultivadores del cuento y el teatro nacional. Entre los poetas más sobresalientes Graciany Miranda Archilla, Cesáreo Rosa-Nieves, Luis Hernández Aquino, Carmen Alicia Cadilla, Juan Antonio Corretjer, Samuel Lugo, Francisco Manrique Cabrera, Francisco Matos Paoli, Clara Lair, Clemente Soto Vélez, Carmelina Vizcarrondo, Julia de Burgos... Se destaca Luis Palés matos a través de la poesía afroantillana y universal que nos legara.

El caudillaje generacional del 27 lo ejercen Luis de Góngora y Juan Ramón Jiménez. En Puerto Rico, al frente del grupo del treinta se coloca la egregia figura de Antonio S. Pedreira, comprometido hasta el tuétano con el rescate de los valores esenciales de la cultura nacional. Su palabra nos repite una y otra vez que es un imperativo categórico la toma de conciencia individual y colectiva que mantenga en marcha la nación puertorriqueña.

 

Los Documentos que hoy presentamos recogen, a través de las voces que las aglutinán, las preocupaciones esenciales de ambas generaciones literarias.

P.12

[Portada ][ Solapa Portada ][Junta Editorial][Contenido]

Escríbanos