ContenidoP37

CARMEN LUGO FILIPPI

 

 

Betances satírico

En memoria de Andrés Ramos Mattei
y de Josemilio González

...Al lanzarme a traducir la obra literaria de Betances escrita en francés, no me imaginaba la diversidad de escritos que encontraría: desde cuentos filosóficos en el mejor estilo volteriano, hasta poemas de corte romántico, plagados de paisajes otoñales y de difusos estados melancólicos muy decimonónicos cuyos modelos podían inmediatamente remontarse a los inmortales vates del romanticismo francés:
Víctor Hugo, Lamartine, Alfred de Musset. Tal creación delicada y sublime del patriota constituía un elemento mis para la configuración de esa figura dialéctica que es Betances, capaz de producir, en un estilo de retórica impecable, un discurso de fogoso combate o bien de ceñirse a las reglas del arte poético tradicional para dar a luz un poema de corte épico.
Pero mi sorpresa fue in crescendo a medida que avanzaba en la traducción de ciertos documentos incítudos en la Antologia de Luis Bonafoux. Hallé dos páginas deliciosas, verdadero banquete para una admiradora del siglo de las luces francés. Y subrayo esto último porque con una ojeada me percaté de que la sátira estilo siglo)(VIII, propia de los grandes enciclopedistas como Voltaire, Montesquieu, Diderot, nutría ese texto breve, brillante y agresivo. Allí, con un título algo atrevidillo, aparecía el retrato literario que Betances hacía de un político español: Castelar. La sátira tomaba impulso desde la mismísima primera línea, se instalaba gozosa en el primer párrafo, avanzaba, se contoneaba risueña, se encadenaba e imponía contundentemente como recurso retórico estructurador del texto. Y no era, señores, una sátira estilo Luciano, el prosista griego, modelo de aquellos escritores satíricos posteriores, latinos, renacentistas o dieciochescos cuyas obras mostraban los aspectos ridículos de hombre y de la vida desde una perspectiva más bien suave y burlona, sino al contrario, una sátira con mayúsculas, estilo Juvenal, modelo de aquellos otros escritores majaderos como Erasmo, Rabelais o Voltaire que no se conforman con ser meramente satíricos ingeniosos, sino que se empeñan en blandir la invectiva a diestra y siniestra, como estrategas hábiles y despiadados y hacen uso de la mordacidad, de la ironía, del ataque de costado y de las terribles insinuaciones.
El parco Betances era capaz de crear un retrato haciendo uso de aplastantes analogías, de incisivas e insintiantes alusiones, de irreverentes comentarios plagados de mofa y de catisticidad.
...El texto, titulado La vieille cocotte (La vieja cortesana), se estructura en dos grandes movimientos. En primer término, el ataque frontal que parte inicial mente de una metáfora denigrativa, la cual identifica a Castelar con una mesalina jadeante, se va convirtiendo en alegoría pederasta, llena de perversión repulsiva. La descripción así elaborada mediante imágenes de gran fuerza negativa, suscita en el lector tina reacción de asco hacia la figura del hombre. En segundo término, se afianza esa imagen repulsiva y pervertida, con el retrato ético-moral de Castelar político, al subrayarse su veleidad, su traición a las catisas progresistas y su entrega al poder reaccionario. La totalidad del

P.35


retrato emerge aplastante y es una grandísima lástima que la pieza en francés recogida por Luis Bonafoux y que corresponde a la tercera edición publicada por el Instituro de Cultura, adolezca aun, a estas alturas, de tantos errores tipográficos que no han sido corregidos y que impiden la comprensión de oraciones y párrafos completos. Pero, pese a estos inconvenientes incluimos esta primicia para que se conozca ese lado inédito del "Betances satírico"

La vieja cortesana

(Traducción del francés)

…¿Castelar? - Es, me imagino, una mesalina jadeante y nada saciada quien, después de haberse entregado en sus años mozos a jóvenes y a viejos, se marcha, en el ocaso de su vida, muy maquillada por las calles, provocando al transeúnte con gestos lascivos y proponiéndole al oído perversiones seniles. Bajo la capa de polvo se ve su piel rugosa y ajada; el carmín que ensangrenta sus labios pecadores les confiere el aspecto de una herida medio abierta y las contorsiones de sus nalgas bamboleantes (1) y gelatinosas de Venus Hotentote, revelan el uso contra natura en el cual se emplean.
Los ojos vidriosos de pescado muerto, rodeados de una aureola violácea, hunden su mirada en el vacío, tal y como si lo hicieran a causa de náuseas provocadas por el mareo. Su vientre de sapo viscoso (2) mal aprisionado en el caparazón(3) de corsé, ahuyenta todo deseo de acercamiento. Sus vanidosos senos de cabra recientemente parida, elevan su masa adiposa hasta la barba. Sus raquíticas piernas de degenerado parecen palillos de tambor. Su voz cascada por la laringitis pretende en vano similar susurros de amor...
...En dos palabras: una ruina humana.
... Ayer celebraba la república; hoy se arrastra al pie del trono, del trono carcomido de Alfonso XIII; ayer hablaba de libertad, de derechos individuales, de confraternidad humana y compartía con Salmerón y Pi y Margall las fatigas de la terrible lucha del libre pensamiento contra el clericalismo en tina tierra de monjes y de conventos; hoy adula servilmente ante el espectáculo de los viejos extenuados, de las madres llorosas, moribundas, que dan el pecho a niños pálidos, bajo las angustias(4) de la agonía, mujeres violadas por sus esbirros, desesperadas, que tienden la mano en espera de un pedazo de pan. (El texto en este punto se torna ininteligible. Sólo pudimos descifrar la segunda parte de la oración.] ... decreta el hombre, organiza la carestía, mutila, destruye, extermina, sobrecogido por la locura furiosa del aniquilamiento.
Hélos aquí, sin embargo, los tres juntos - Polavieja, Weyler, Cánovas- vergüenza y horror de la humanidad, el primero, sumido en el silencio de una digestión de culebra, ( frase ininteligible] .
(5) con el cual los monjes lo hartaron.

1 El texto dicc: de ses fesses bollotantes", el adjetivo no existe en francés, por lo cual deducimos que sea "bollotantes".
2 El texto dice: son ventre de crapand visqueaux". Sería: "crapaud visqueaux"
3 El texto dice: "dans la casapace du corset". Deducimos que debe ser "dans la carapace du corset"
4.El texto dice: "sous les offres de l'agonie", lo cual no tiene sentido, así que deducimos sea:"Sous les affres de l'agonie"
5 El texto dice: "cueveau de sans philiphin". La frase no tiene sentido, por ello deducimos que pudiera ser: "couvoir de sens philistin" (¿depósito de sentido filisteo?)

P.36


ContenidoP37